miércoles, 23 de julio de 2008

La sátira romana: Introducción

La sátira es un género literario de gran importancia en lo que a literatura romana se refiere; entre aquellos escritores que lo trataron encontramos a verdaderos artistas de la palabra escrita. Como todo género, no fue estático, sino que contó con los pertinentes comienzos y la habitual evolución, a través de la obra de cuatro autores clave: Lucilio, Horacio, Persio y Juvenal.

Se considera al escritor Ennio como fundador del género en cuestión, lo cual es discutido por algunos estudiosos. Lo que sí es seguro es que este excelente autor no se dedicó exclusivamente a la composición de carácter satírica (cuya naturaleza se aprecia en obras muy anteriores), sino que exploró otros géneros.

El autor clásico Diomedes redactó un interesante texto que nos remite a los posibles orígenes del término sátira:

"Se llama hoy satura entre los romanos a un poema malicioso, que a la manera de la comedia antigua, está compuesto para fustigar los vicios de los hombres, como las escritas por Lucilio, Persio y Horacio. Por otra parte se llama satura un poema compuesto de poesías variadas, como las escritas por Pacuvio y Ennio. La palabra satura viene del nombre de los Sátiros, porque este poema encierra chanzas y obscenidades parecidas a las palabras de los Sátiros. O bien proviene del nombre satura lanx, de ese plato lleno de las primicias de todas las clases de cosechas que los antiguos ofrecían a los dioses en sacrificio; se le llamaba así, satura, por la abundancia de las cosas de que rebosaba. De este plato habla Virgilio en las Geórgicas cuando escribe Presentamos en curvos platos vísceras humeantes. O bien proviene de una especie de embutido compuesto de muchas cosas, y que según Varrón se llamaba satura [...] Por último, otros creen que se deriva de lege satura (esto es, ley compleja) en las cuales se decretan juntas diferentes disposiciones, así como poesías diferentes están comprendidas en una sola satura".

Al margen de estos posibles orígenes, cabe destacar que algunos estudiosos apuntan los orígenes del término como oscuros.

Refiriéndonos ya al tipo de texto en cuestión, es preciso mencionar que se trata por lo general de una pieza en verso en la cual se pretende ridiculizar a un personaje (también a un determinado colectivo o al ser humano en general) y vituperar sus vicios (por ejemplo, la avaricia o la vacua vanidad, que son temas recurrentes). Ocasionalmente se evita la mención directa de aquello que se quiere censurar, incluyéndolo de un modo implícito. Se hace habitual uso de la ironía. La riqueza léxica de estos autores en general es considerable, y resulta especialmente interesante cuando emplean tanto términos del latín vulgar como del culto, lo que nos aporta un mayor conocimiento de los distintos vocabularios.

Al margen de los "cuatro grandes" de la sátira romana, existieron otros autores que emplearon el componente satírico en su obras, como Petronio o Séneca.

(I) Sátiro en un mosaico hallado en una villa romana.

No hay comentarios: