domingo, 19 de octubre de 2008

Humanitas

Releyendo ayer las Noches áticas, de Aulo Gelio, me fijé de nuevo en el fragmento cuyo título da nombre al artículo de hoy.

Para comenzar, me parece importante comentar que Aulo Gelio fue un prolífico escritor romano del siglo II d.C., nacido aproximadamente en la década del 130 d.C. y fallecido cuando contaba cerca de cincuenta años. Su obra recibió el nombre de Noches Áticas; la justificación de tal título la hallamos en el prólogo a sus escritos y me parece interesante transcribirla:

"Por tanto, hemos reproducido en estos comentarios la misma disparidad de asuntos de las anotaciones originales, concisas, sin elaborar y carentes de orden, tal y como las habíamos tomado de lecciones y lecturas varias. Y, dado que comenzamos a disfrutar con la reunión de estos comentarios durante las largas noches invernales en la campiña ática, como ya dije antes, por eso le pusimos simplemente el título de Noches áticas, evitando imitar las agudezas de los títulos que muchos escritores de una y otra lengua han puesto a este género de obras, pues aquellos que han recorrido a una doctrina variada, miscelánea y, por así decirlo, 'confusánea', han puesto también por ello títulos rebuscadísimos, acordes con este parecer".

Las Noches áticas son una colección de anécdotas y datos acerca de temas tan dispares como la filosofía, la sociedad, el derecho, la adivinación,... Algunos escritores se han decidido a considerar a Gelio como una suerte de predecesor del ensayo moderno, pero otros replican a los primeros afirmando que los escritos del autor romano no reúnen algunos de los requisitos para ser incluidos en este género. En total, Aulo Gelio escribió veinte libros de sus Noches áticas, aunque hoy día no conservamos el octavo.

Completada la introducción, aquí les dejo el interesante texto, que Gelio incluye en la parte de su obra dedicada al lenguaje y a los juegos de palabras:

"Humanitas no significa lo que vulgarmente se entiende, sino que sólo utilizan la palabra con propiedad los que hablan de manera pura.

Aquello que crearon la lengua latina y quienes la han usado con propiedad no quisieron que humanitas fuera aquello que vulgarmente creemos y que entre los griegos se llama filantropía, con el significado de cierta virtud que conlleva la benevolencia hacia los hombres. Muy al contrario, aquellos llamaron humanitas [...] a lo que se refiere a la formación e instrucción en las artes liberales. Quienes sienten franco interés y deseo por tales disciplinas, éstos son propiamente los más humanistas. El cultivo y aprendizaje de estas disciplinas recibió el nombre de humanitas porque de entre todos los seres vivos tan solo le fue dada a los seres humanos.

Así las cosas, casi todos los libros testimonian que los antiguos ya hicieron uso de esa palabra y, en especial, Marco Varrón y Marco Tulio Cicerón. Basta, pues, con ofrecer entretanto un solo ejemplo. Por ello, puse las palabras de Varrón tomadas del libro primero Sobre las cosas humanas, cuyo comienzo es el siguiente: 'Praxíteles, quien a causa de su excelente talento artístico no es desconocido para nadie que sea un poco humanista. El término humanista no se refiere, como se dice vulgarmente, a una persona afable y benévola, incluso aunque sea lega en cuestiones literarias -no sería congruente con el texto citado-, sino a un individuo lo suficientemente leído e instruido como para conocer, gracias a los libros y a la historia, la importancia de Praxíteles".

Aulo Gelio menciona en su texto al gran escultor griego Praxíteles. Me confieso una verdadera enamorada de las obras que han sobrevivido de este artista y no me resisto a colocar la foto de una de las más conocidas, todo un símbolo del arte grecolatino.


Una pequeña curiosidad: En la Edad Media se hablaba de "las siete artes" y en las universidades, lo que nos sitúa en un período más cercano al Gótico que al Románico, se enseñaban éstas divididas en dos grupos: el Trivium (Gramática, Retórica y Dialéctica) y el Quadrivium (Aritmética, Música, Geometría y Astronomía).

(I) Hermes con Dionisos niño en brazos, escultura atribuida a Praxíteles.

4 comentarios:

El Arte del Arte dijo...

Buenisimo tu articulo y más fantastico el blog en su conjunto! Mis más sinceras felicidades!
Respeto a la nota última que nos comentas como anecdota acerca del trivium i el quadrivium fue recuperado en las universides del siglo XV en Italia.
Se decía que una persona que cursara los dos ciclos de enseñanza que componian el trivium y el quadrivium se podia considerar la pesona licenciada en artes liberales. Posteriormente también se podia cusar el doctorado en teologia, medicina y derecho. Havia una gran diferencia con los verdaderos artistas, en esta epoca considerados artesanos, ya que su trabajo se consideraba vulgar al trabajar siempre con las manos. Les costó muchisimo elevar su categoria de artesano a artistas pero al final tras demostrar que además de trabajar con las manos tb lo hacian con la mente se los miraban de otro modo.
Estas anecdotas son las que hacen rica la historia...
Perdona por toda la explicación que te he puesto anteriormente. Enlazo tus blogs en el mio ;)
Mil besazos y nos vamos leyendo!

M@riel dijo...

Hola, Gloria:

Agradezco mucho tu comentario; me ha encantado tu aclaratoria explicación acerca del trvium y el quadrivium así como del posterior doctorado. En especial me ha gustado tu frase, "que además de trabajar con las manos también lo hacían con la mente". ¡Qué gran verdad dices!

Un fuerte agrazo.

El llano Galvín dijo...

Qué interesante, M@riel!
Qué bien has definido el concepto de Humanitas y qué citas tan bonitas.
No he podido leer las Noches Áticas, pero desde luego que has despertado mi curiosidad y lo buscaré en cuanto pueda.
Ahora me toca desmontar el mito, espero que no te importe. Se ha demostrado que el famoso Hermes de Praxiteles no es obra suya sino una obra helenística del siglo III a. de C. inspirada en modelos praxitélicos, ya que ese "sfumato" característico surgió en ese momento. Además, la otra obra atribuida al mismo autor, la base de Mantinea también es posterior, aunque hay quien habla de que pueda ser obra de sus hijos. En cualquier caso poco importa si son obras originales o no, nadie discuta su calidad técnica y su belleza.
En contrapartida hay una obra un tanto desconocida y que sí se está planteando que pueda ser original suyo, el Apolo Sauróctono del Cleveland Museum of Art. Se trata de un bronce de una calidad extrema que o bien es original de Praxíteles o una obra de taller. Te adjunto el enlace para que puedas ver la obra:
http://www.clemusart.com/exhibcef/apollo/html/6101502.html
Perdona por el rollo que te he soltado. Un saludo!!!!

M@riel dijo...

¡De perdón nada! Una aclaración muy interesante, que los lectores y yo te agradecemos sinceramente. Un afectuoso saludo.

PD: Gracias así mismo por la dirección y, en lo referente a la aclaración, me permitirá hacer una pequeña modificación.