miércoles, 10 de diciembre de 2008

Cartas de las heroínas

Hoy me gustaría recomendarles un hermoso texto del gran Ovidio que, aunque quizá no sea uno de los más célebres, sí resulta interesante y agradable de leer. Se trata de las Cartas de las heroínas (también Heroídas), un conjunto de epístolas obviamente literarias y fruto de la imaginación del poeta. Sin embargo, el autor pone sus palabras en boca de mujeres del mundo de la épica y la mitología grecolatinas, como puede ser Helena de Troya o Penélope. Todas ellas se dirigen a sus amados -Paris y Ulises, en este caso- para recriminarles su tardanza o expresar su preocupación de que sufran algún mal en la guerra, sus celos o su necesidad de estar junto a la persona querida, despreciando en cierta medida los logros bélicos de los que ellos se vanaglorian.

Las parejas protagonistas de las cartas son las siguientes:

Penélope-Ulises
Filis-Demofoonte
Briseida-Aquiles
Fedra-Hipólito
Enone-Paris
Hipsípila-Jasón
Dido-Eneas
Hermíone-Orestes
Deyanira-Hércules
Ariadna-Teseo
Cánace-Macareo
Medea-Jasón
Laodamía-Protesilao
Hipermestra-Linceo
Safo-Faón
Paris-Helena
Leandro-Hero

En ocasiones (como las cartas que atañen a la pareja Paris-Helena o Leandro-Hero), el amado responde a la epístola de su enamorada, de manera que su historia -cargada de sentimientos y emotividad- queda plasmada en el texto.

Les dejo un fragmento de las Cartas de las heroínas:

"Te jactas de tu linaje, de tus antepasados y de nombres regios. Sobradamente ilustre por su nobleza es esta casa. Por no mencionar a Júpiter como bisabuelo de mi suegro y a todo el linaje del Tantálida Pélope y de Tindáreo, la engañada por el cisne, Leda, me da a Júpiter como padre, ella que, confiada, dio calor en su regazo a la falsa ave. ¡Ve ahora y proclama los remotos orígenes de la nación frigia y a Príamo con su Laomedonte! A todos ellos yo los respeto, pero el que, siendo el quinto ascendiente, es para ti gloria grande, ése es el primero en mi linaje" [Helena a Paris].


"Deja a los dioses y los objetos sagrados que profanas con tu tacto. Una mano impía no es digna de dar culto a los celestiales. Si después de salvar del fuego a los dioses, ibas a ser tú quien les diera culto, se arrepienten de haber sido salvados del fuego. Quizás incluso, malvado, abandones a una Dido embarazada y en mi cuerpo se esconda encerrada una parte de ti. La desdichada criatura seguirá el destino de su madre y serás culpable de la muerte de alguien que aún no ha nacido; el hermano de Juno morirá junto con su madre y un único castigo arrastrará a dos que están unidos entre sí" [Dido a Eneas].

(1) Muerte de Dido en un cuadro de Joseph Reynolds.

7 comentarios:

Morgana LeFay dijo...

Efectivamente, gran Ovidio. Buen post. Saludos

Isabel Romana dijo...

Me gusta mucho esa obra. Y, curiosamente, no hay ni una sola heroína romana. Creo que Ovidio prefirió elegir modelos griegos solamente o, aunque buscara entre las romanas, no encontró a ninguna. Creo que sus compatriotas eran más prosaicas en esto de los amores. Una entrada estupenda. Besitos.

El llano Galvín dijo...

Desde luego el abandono de Dido por parte de Eneas no tiene nombre. Sería el héroe nacional pero tenía una mácula terrible en su pasado.
Un abrazo!!!

El Arte del Arte dijo...

Despues de estar unos dias algo desconectada de la blogsfera vuelvo aparecer para decirte que BRAVO!
Sabes que soy una fiel admiradora de tus post y de tu capacidad de conocimiento de la cultura clasica i con este post me has abierto un mundo de curiosidades acerca de las epístolas.
Los dos fragmentos que has escogidos son preciosos, cargados de sentimiento y detalles algo más intimos de los protagonistas. Eso sí, me he quedado con la intriga de como deben ser las cartas de Ulises y Penelope... imagino, desde mi ignoracia, la desesperación de Penelope para saber el estado de su marido al largo de sus viajes y la incertidumbre de esta de si sigue vivo o al contrario...
De nuevo felicidades por tu escrito y voy a ponerme al día de todo lo que has ido escribiendo hasta el dia de hoy...
Mil besazos preciosa!

M@riel dijo...

Hola, Morgana:

Sí, Ovidio es francamente grande; casi todas sus obras pueden calificarse de "eternas". Un saludo.

Hola, Isabel:

Esto que destacas llama la atención, es cierto. La verdad es que estos modelos ffemeninos dentro de la cultura griega no parecieron faltarle. Un abrazo.

Hola, El llano Galvín:

A mí también me ha impactado siempre este momento de la leyenda de Dido y Eneas, magistralmente plasmado por Purcell en su ópera "Dido y Eneas". Un abrazo.

Hola, Glo:

Me alegro de que te haya gustado el artículo, y aún me alegro más de que parezcas volver a sentir curiosidad por Ovidio. Las "Heroidas" son muy bonitas y agradables; yo las recomiendo fervientemente. Un abrazo.

El Arte del Arte dijo...

Cielin, si puedes pasate por mi blog y hechale un vistazo a la entrada del 17/12/08,
Mil besazos"

M@riel dijo...

Hola, Glo:

Así lo haré, un besazo.