jueves, 11 de diciembre de 2008

El lamento de Dido

En mi artículo anterior sobre las Cartas de las Heroínas mencionaba un fragmento en relación a la leyenda de Dido y Eneas, en concreto al momento en el que el héroe abandona a la reina de Cartago, la cual se suicida posteriormente. Por ello, antes de publicar mi próximo post -cuyo tema será Virgilio y la Eneida-me gustaría colgar hoy el fragmento de la ópera de Purcell Dido y Eneas en el que Dido canta su tristeza antes de morir. Realmente sobrecogedor y emotivo.

Dido's lament (When I am laid)

When I am laid in earth
may myy worngs create
no trouble in thy breast;
remember me, but, ah!,
forget my fate.

El lamento de Dido (Cuando esté enterrada)

Cuando esté enterrada
que mis errores no creen
aflicción en tu pecho;
recuérdame, pero, ¡ah!,
olvida mi destino.

9 comentarios:

Morgana LeFay dijo...

Emocionante...

M@riel dijo...

Hola, Morgana:

Sí, es una pieza extraordinariamente emotiva. Una de mis arias favoritas dentro del Barroco, a decir verdad. Un saludo.

El llano Galvín dijo...

Qué preciosidad!! Esta ópera es una de mis favoritas; tengo la versión dirigida por Hervé Niquet y es una auténtica pasada. Gracias por colgar un fragmento tan bonito!!

M@riel dijo...

La verdad es que se trata de una versión muy buena. ¡Gracias a ti por el comentario!
Un abrazo!

Isabel Romana dijo...

Generosa hasta en la muerte. Dido representa a todas las mujeres. Los romanos siempre antepusieron el deber al amor, según ejemplificó tan magistralmente Virgilio. Besos, querida amiga.

M@riel dijo...

Hola, Isabel:

Esto que mencionas, su carácter casi simbólico, resulta especialmente interesante a la hora de analizar la figura de la reina.

Un abrazo.

Isabel Romana dijo...

El año pasado dediqué una serie de entradas a hablar de Dido. Bueno, de hecho hice casi una novela en el blog. Si sientes curiosidad por ver cómo relato la despedida de Eneas y la muerte de la reina, te diré que en mis etiquetas, donde dice "Dido y Eneas (4ª parte)" están las entradas correspondientes. Quizá resulte un poco lioso leer sólo esa parte, pero igual te pica la curiosidad. Si no te apetece leerlas todas, la de la muerte de la reina creo que debe ser la penúltima, más o menos. Besitos.

M@riel dijo...

Hola, Isabel:

La verdad es que ya he leído tus posts acerca de Dido y Eneas, que me enecantan. Has recreado la leyenda de un modo magnífico; enhorabuena.

Un abrazo.

El Arte del Arte dijo...

Emocionate obra y fragmento que nos ofreces en el post.
Hace tiempoq ue me leí la Eneida... interesante obra...
Mil besotes