jueves, 25 de diciembre de 2008

Felices fiestas

No podía dejar pasar estas fechas sin desear a todos mis lectores unas muy felices fiestas y sin recordar la festividad romana (una de las más importantes dentro del calendario) que tenía lugar en precisamente en estos momentos del año. Se trata de la Saturnalia.

La Saturnalia era una fiesta en honor al dios Saturno, identificado con el Cronos griego. Sin embargo, en la concepción religiosa romana, Saturno se vinculó también con el campo y la agricultura, especialmente en los inicios de la civilización romana, por tratarse de un pueblo para el que esta actividad económica era extremadamente importante. Por ello, se celebraba en las fechas cercanas al final de las labores agrícolas de invierno (entre el diecisiete y el veinticinco de diciembre, con variaciones.

Frecuentemente se hacían regalos entre amigos y familiares -un bonito paralelismo con nuestra Navidad- y el clima que reinaba en la ciudad era distinto al del resto del año. En general, se otorgaban mayores libertades a los esclavos y la alegría reinaba, pese a que era preciso respetar la solemnidad de algunas ceremonias religiosas que tenían lugar en el templo de Saturno para honrar al dios. Posteriormente, se haría coincidir nuestra Navidad cristiana con esta festividad ya existente (a lo que hemos de añadir también la fiesta en honor al nacimiento de Mitra, divinidad identificada con el Sol Invictus, que se celebraba en torno al veinticinco de diciembre).

Desde aquí les deseo unas felices fiestas y les envío una felicitación que he encontrado por casualidad y que es, sin duda, muy romana.

4 comentarios:

Morgana LeFay dijo...

felices fiestas : )

brujodoncarlos dijo...

Al ser humano lo que le gusta es organizar fiestas, sea con el pretexto que sea. ¡Feliz saturnalia!

Francesc Sánchez (Cicero) dijo...

Feliz Saturnalia (y también Navidad) y que esta fiesta tan familiar te llene de ilusión para seguir trabajando en todos los magnificos proyectos que tienes en marcha.

Como es Navidad, un par de besoso.

Luis Inclán dijo...

¡Feliz Navidad, M@riel!