martes, 22 de septiembre de 2009

'La luz se fue con Juliano...'

Pensaba publicar hoy un artículo sobre el ya muy próximo estreno de Ágora, pero tras una relectura rápida de Juliano el Apóstata, excelente novela de Gore Vidal, me he decidido a compartir con ustedes el final de ésta, rico en metáforas, diáfano e interesante a la hora de pensar en el final del Imperio Romano y de la cultura de éste como tal. Evidentemente, como toda obra literaria, la novela tiene un claro alarde de subjetividad que nadie puede negar, y muchos de sus pasajes reflejarán en parte la ideología de su escritor, pero igualmente, y al margen de toda posible ausencia de objetividad, me parece interesante este par de párrafos correspondiente al desenlace de la novela. Disfrútenlo.


Estoy a solas en mi estudio. Ya he guardado los escritos de Juliano. Todo ha terminado. El mundo que Juliano quería defender ha desaparecido... pero no pondré 'para siempre', porque, ¿quién conoce el futuro? Mientras tanto, los bárbaros están ante las puertas de la civilización. Pero cuando rompan el muro no encontratán nada valioso que tomar, sólo reliquias vacías. Ha desaparecido el espíritu de lo que éramos. Así sea.


He leído a Plotino durante toda la tarde. Tiene el poder de calmarme, y encuentro su tristza extrañamente reconfortante. Incluso cuando escribe: 'Vivir aquí con las cosas de la tierra es un sometimiento, una derrota, un fracaso del vuelo.' El vuelo evidentemente ha fracasado. Uno se somete. La derrota es segura. Incluso mientras escribo estas líneas, el pábilo de la lámpara se acaba, y se reduce la zona de luz en la cual estoy sentado. Pronto el salón estará a oscuras. Uno siempre ha tenido que la muerte sea como esto. Pero, ¿qué otra cosa hay? La luz se fue con Juliano. Ahora no queda otra cosa que dejar que lleguen las tinieblas y esperar un nuevo sol y otro día, nacido del misterio del tiempo y del humano amor a la luz.


Trataré de escribir en breves un artículo que trate con relativa profundidad la figura de Juliano, muy interesante emperador y personaje de la historia romana. Aún pese a que ocupó el poder durante menos de tres años, ha pasado a la historia y ha sido inmortalizado en numerosas obras artísticas, como esta interesante novela de Gore Vidal. Tomen el fragmento como pequeña invitación a leer acerca del tema.

4 comentarios:

Fujur dijo...

Debo de reconocer que es una de mis novelas favoritas. Sin lugar a dudas, todo un monumento para la reflexión: el cambio del paganismo al cristianismo, el fin de Roma....

No sé si lo habrás leído, pero te recomiendo, encarecidamente, Nerópolis, mi novela favorita, sencillamente impresionante!

un abrazo

Alberto Gamarra dijo...

"Has vencido, Galileo"

Excelente novela sobre un periodo la mar de interesante.

Saludos desde Historia Romana

Annula dijo...

Me pasó algo extraño con este libro. Lo empecé a leer y me resultaba de lo más interesante, a medias lo dejé un poco parado porque andaba liada con otros asuntos y cuando quise volver, no hubo forma. Me dio mucha pena dejarlo a medias, porque estaba muy bien y creo que se ven cosas muy interesantes en él. Pero no sé por qué al final cogí otro libro y este se quedó colgado... tal vez sea cuestión de volver a leerlo de nuevo, en otro momento, y desde el comienzo. ¡Saludetes!

Isabel Romana dijo...

Lei esa novela hace muchisimos años y me gusto mucho, pero no recuerdo casi nada de ella. Quiza me anime a releerla. Una reseña estupenda, querida amiga. Besos.