viernes, 18 de diciembre de 2009

Una reflexión sobre el arte en el Satyricon

Como ven, últimamente el tema del cine en este blog se está revelando casi omnipresente, pero teniendo en cuenta que por razones académicas muchas de mis lecturas han estado orientadas en este sentido -además de los evidentes visionados- me permitirán ustedes que continué referenciando algunas cuestiones que pueden llamar su atención y resultan especialmente interesantes.

Hoy, les presento un par de fragmentos del Satyricon, de Federico Fellini. Ya he hablado en este blog del Satiricón de Petronio, la novela base, pero pocas veces de la película. Si me permiten la recomendación, les diré que de nada sirve asomarse a la obra de Fellini pensando encontrar un exacto retrato de la Roma antigua o de la novela homónima. El célebre director italiano reinterpreta, crea, construye a partir de lo existente y de lo imaginado. Y, de esta forma, aparece una de esas películas que quedan en la memoria, tanto por sus diálogos -a veces tomados casi al pie de la letra de la obra de Petronio-, por lo visual de sus secuencias, su curiosa banda sonora, su peculiar enfoque,...

Por tanto, y extrayendo ya tan sólo fragmentos del guión, les sugiero echen un vistazo a estas palabras puesta en boca de uno de los protagonistas en momentos diferentes.

"Tienes ante ti a un poeta. Te preguntarás por qué voy vestido tan pobremente; precisamente, porque la pasión por el arte jamás ha enriquecido a nadie. No comprendo el porqué, pero la pobreza ha sido siempre hermana del genio [...] Las obras que ves en esta pinacoteca delatan el actual letargo... obras así nadie sabe plasmarlas hoy. Y, ¿por qué ha sido provocada esta revolución? Por la avidez de dinero. Tiempo atrás, el ideal de los hombres era la virtud pura y simple, y, por ello, florecían las artes. Eudosio envejeció en una montaña estudiando los astros, Lisipo observó toda la vida la misma pauta y murió de hambre. Nosotros, en cambio, entre vino y rameras, ni siquiera sabemos distinguir las obras maestras. Pero, ¿dónde está la dialéctica? ¿Qué se ha hecho de la astronomía? ¿Dónde está la filosofía que una vez fue camino real? Ah, no te sorprendas, joven amigo, de que la pintura esté acabada, ya que es más bello a nuestros ojos un montón de dinero que todas las obras de Apele de Fidias".

[Extracto que pueden localizar en torno al minuto 21-22]


"Pero a ti sólo puedo hacerte heredero de aquello que yo tuve... Te lego la poesía. Te lego las estaciones, sobre todo la primavera y el verano; te lego el viento desencadenado, el sol y la luna; te lego el mar apacible, incluso la tierra que habitamos; las montañas, los ríos y las grandes nubes que viajan majestuosas y livianas. Tú las mirarás y tal vez te acuerdes de la breve amistad. Te lego los árboles y los ágiles seres que en ellos moran, el amor, las lágrimas, la alegría, las estrellas; te lego los sonidos, los cantos, los rumores, la voz de las personas, que es la música más armoniosa".

[Extracto que pueden localizar en torno al minuto 47-48]

En ambos casos, es el poeta Eumolpo el personaje que pronuncia estas palabras, interpelando a Encolpio, uno de los indiscutibles protagonistas. Sorprende la atemporalidad de algunos temas y la singular belleza, al igual que la perfecta sencillez, de distintas partes, especialmente poderosas e interesantes. ¿Un consejo? Si pueden localizar y ver ambos fragmentos en italiano, no los escuchen en español; aún pese a que se trata de un buen doblaje, pierda parte de la esencia, del 'alma' original. Aunque esto último, por supuesto, es una mera observación personal.

(I) La imagen se corresponde con el primer fragmento referido.

3 comentarios:

Fujur dijo...

Posiblemente se trata el Satiricón de la obra incompleta más valorada (con razón). La película de Fellini es de dificil consecución. Tengo que verla sí. Un abrazo

El llano Galvín dijo...

Qué alegría me has dado con este post. A mí me gusta mucho esta película, con todas sus licencias estéticas y ambientales. Fellini es soberbio y como bien dices hay que ver sus películas en italiano, la vehemencia con la que hablan y todo lo que expresan, a mi modo de ver, siempre se pierde con los doblajes españoles.
De todos modos entre mi lista de películas favoritas siempre estará "8 y 1/2", más que "El Satyricon".
Un beso y felices fiestas!!

Francesc Sánchez (Cicero) dijo...

No te voy a comentar el Sariricón, obra sublime por cierto, pero si desearte una feliz saturnalia o, si quieres, una feliz navidad.
Y recordarte que desde la romana ciudad de Arraona no te olvidamos.
Un beso.